Petronor

Estas en: Inicio » Actualidad » Blog » Salud para todos

Salud para todos

El sistema de salud que ahora mismo funciona en Europa es considerado modélico en todo el mundo y entendido como una conquista por la mayoría de los ciudadanos europeos. Aquí, cuando se habla de calidad de vida la referencia al sistema de salud es inmediata. Todo, lógicamente, con sus pegas y sus excepciones.

El asunto, sin embargo, lleva tiempo sometido a todo tipo de debates en lo relativo a sus sostenibilidad porque hay un par de elementos incidiendo fuertemente sobre él: me refiero al envejecimiento de la población y a la crisis financiera que empezó en 2007-2008 y que no ceja. Una crisis que, por cierto, es no solo financiera sino económica y social, además de dolorosa e interminable. La crisis, sí, que viene inevitablemente asociada a la palabra “recorte” y que provoca un conflicto que puede desembocar en el colapso del sistema: somos más viejos, luego el gasto sanitario se eleva; pues bien, en esa situación de gasto creciente, la crisis nos obliga a recortar los presupuestos.

Según los expertos, la crisis misma, recortes aparte, incide negativamente sobre el sector de la salud dado que la pobreza, la inseguridad alimentaria, las dificultades de alojamiento, el desempleo, el incremento del consumo de alcohol y todos los efectos derivados de esta situación tan problemática repercuten directamente sobre la salud física y mental de la población, con lo que se necesita más atención (es decir, más gasto). Hablando de salud mental, en Grecia, país que funciona como observatorio privilegiado de todos estos fenómenos, ya han visto saltar a las portadas de los periódicos la palabra “suicidio” asociada a la crisis. También en Italia.

A mí me parece bastante macabro que algún responsable político haya salido diciendo que la crisis tendrá consecuencias positivas refiriéndose al hecho de que, al apretarnos el cinturón, solucionaremos el problema de obesidad que padece una parte importante de nuestra sociedad, lo que a su vez tendrá repercusiones (positivas) sobre el gasto sanitario. Así están las cosas. 

 


Añadir comentario

 
 
 

El uso de este servicio implica la aceptación de los términos incluídos en la política de protección de datos

<< Volver