Petronor

Estas en: Inicio » Actualidad » Blog » Ciencia ficción III

Ciencia ficción III

En 1953 se publicó en EE UU un libro titulado “El camino de la abundancia” donde se avanzaba que el futuro de la alimentación de la humanidad pasaría más por la química y por la industria y no tanto por el desarrollo de la agricultura propiamente dicha. El libro calificaba este proceso de “lógico”  y se refería “al triunfo de la química sobre la agricultura” como algo muy necesario.

El autor (de nombre Max Eastman) calificaba la alimentación tradicional como una servidumbre de la humanidad y la analizaba como un fenómeno con el que hay que romper. Los seres humanos vivimos innecesariamente dependientes de la naturaleza, explicaba, y los alimentos naturales son un conjunto imperfecto de productos químicos que contienen gran cantidad de materiales no digeribles y perjudiciales para nuestra salud. Si bien esa mezcla es lo que hasta ahora nos ha servido para alimentarnos, la alianza entre los científicos y la industria va a acabar con esa situación y nos va a proporcionar los elementos que nuestro organismo precisa sin el añadido de venenos o materiales de desecho. El libro explicaba que, como consecuencia de estos avances, las tiendas de alimentación y los mercados -tal como se conocían por aquel entonces- tenían los días contados.

Cinco años después (1958), un periódico de Chicago avisaba de la necesidad de desarrollar el cultivo de plantas muy ricas en ciertas grasas y proteínas vegetales, de las que extraer “productos sintéticos con sabor a carne”. Todo porque, según el periódico, la ausencia en el futuro de tierras de pastoreo iba a provocar un drástico descenso en la población mundial de animales para el consumo humano, y la solución –en este caso obligada- estaba otra vez en el desarrollo artificial de vegetales sustitutivos, capaces de aportar las proteínas necesarias para la alimentación humana.

¡Las vueltas que da el mundo!


Añadir comentario

 
 
 

El uso de este servicio implica la aceptación de los términos incluídos en la política de protección de datos

<< Volver